GeneralesNacional

Declaración de la Vicepresidente Marta Lucía Ramírez sobre la complicidad del régimen de Maduro con el narcotráfico, las disidencias de las FARC y el ELN

Vicepresidencia de la República

La carta presentada el día de ayer por la dictadura de Venezuela, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para que se investigue la violencia en la frontera con Colombia, no es otra cosa que una cínica cortina de humo de la narcodictadura de Venezuela, para esconder, en primer lugar, la expulsión de periodistas nacionales y extranjeros que han ido a la frontera de Venezuela a investigar lo que está pasando allí. En segundo lugar, esconder la muerte de 17 personas: 9 civiles y 8 militares venezolanos, durante estos últimos días, tal como había sucedido en el año 2018, cuando varios militares venezolanos murieron por la acción de las minas antipersonales colocadas por las tales disidencias de las Farc, que hicieron lo de siempre, contra las Fuerzas Militares de Colombia y contra el pueblo colombiano. Ahora, lo hacen contra el pueblo venezolano y sus Fuerzas Militares.

A Venezuela no le entró el narcotráfico por la espalda, lamentablemente, entró porque deliberadamente el régimen de Chávez y, ahora, la dictadura de Maduro, han tenido complacencia y por supuesto complicidad, con el narcotráfico.
Recordemos que, justo hace un año, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, presentó un indictment contra el “Cartel de los Soles” por la conspiración corrupta, violenta y narcoterrorista de la dictadura de Nicolás Maduro y ese cartel, desde 1999 hasta 2020.
Lo que está sucediendo, hoy por hoy, es la apuesta que han hecho Maduro, Diosdado Cabello y toda su banda a favor de Márquez, Santrich y la Narcotalia. Estamos viviendo una guerra de mafiosos, tal como lo ha dicho el Presidente Iván Duque. El régimen tomó partido a favor de uno de los bandos de esas mafias, porque están luchando por el control de todos los corredores del narcotráfico.
Esa guerra entre mafias, entre las disidencias de las Farc, es la que seguiremos viendo como una expresión de lo que está sucediendo en varios estados de Venezuela: Lamentablemente, el narcotráfico rampante, la violencia contra cualquiera que se oponga al control de ese negocio en manos del dictador Maduro.
En Venezuela no se están cometiendo simples abusos a los derechos humanos. Se está viviendo un genocidio contra un pueblo que está sufriendo de hambre, sin acceso a medicinas, no tienen acceso a la vacunación, porque, como sabemos, en medio de la pandemia, las vacunas que han llegado sirvieron solamente para el régimen y los miembros de sus familias, pero no para el personal de la salud, ni para los ancianos y los habitantes de Venezuela. ¡Esa es la razón por la que, todos los días, llegan a Colombia venezolanos, huyendo despavoridos de la dictadura!
El señor Arreaza solicita investigar la violencia en Colombia, desconociendo que precisamente Colombia, cuando aún había democracia en Venezuela, siempre solicitó que se reuniera la Comisión Binacional de Fronteras -COMBIFRON-, para poder frenar, con una cooperación militar, policial y judicial, esas actividades del narcotráfico y los grupos terroristas de las FARC y el ELN. Pero el Gobierno de Chávez, resolvió, desde entonces, darle amparo a esas guerrillas y a sus socios del narcotráfico, en lugar de cooperar con nuestro Gobierno, hace 18 años. El resultado que vivimos hoy, es la dictadura de Maduro, liderando el negocio del narcotráfico.
Recientemente, hemos visto cómo los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, han acusado al pueblo colombiano de querer agredirlos, pero el vecino incómodo que existe para toda la región es esa dictadura, en contravía con el firme propósito de Colombia y de la mayoría de países de la región, de defender la democracia, los Derechos Humanos, el desarrollo, el progreso del pueblo latinoamericano.
Colombia ha insistido, desde hace años, en que la ONU debe exigir la aplicación de la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad, con todas las consecuencias que ella tiene contra el Estado venezolano, por su apoyo deliberado al terrorismo, que financia mafias, en alianza con la guerrilla del ELN y mafias internacionales, que se encuentran en Venezuela. También es necesaria la verificación de la OEA, que debe darle una mayor claridad a todo el hemisferio sobre lo que realmente está sucediendo en Venezuela.
Queda de manifiesto que el régimen de Nicolás Maduro, está utilizando a sus Fuerzas Armadas para proteger las rutas de droga de la Narcotalia y las tales disidencias de las FARC, así como a la guerrilla colombiana del ELN, que opera en Venezuela, que hoy por hoy está también extorsionando al pueblo venezolano, como siempre lo hicieron en Colombia, porque las únicas vacunas que hoy estamos viendo en Venezuela, son las extorsiones del ELN, permanentemente, a los venezolanos.
Es por todo esto, que el Gobierno del Presidente Iván Duque, ha venido insistiendo en que tenemos que hacer esfuerzos internacionales, para lograr el retorno de la democracia a Venezuela. Sin democracia en Venezuela, estamos condenados a revivir todo lo que ha sido el narcotráfico en Colombia, estimulado por toda esa cadena de exportación de droga desde Venezuela.
Sin democracia en Venezuela, jamás habrá la paz con legalidad, la paz sostenible, que exigimos y merecemos los colombianos y todos los latinoamericanos, porque acá, hay una verdadera amenaza para todo el hemisferio.

Fuente y Fotografía Vicepresidencia de la República
Etiquetas

Óscar Manuel Méndez

Óscar Manuel Méndez, periodista con 28 años de trayectoria en medios nacionales y regionales, que le permitieron obtener una nominación en la categoría Mejor Reportaje en Radio del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios