• vie. Jun 2nd, 2023
elnuevosiglo.com

Estamos exactamente a ocho meses de las elecciones para renovar la dirigencia política en las diferentes regiones, en donde la elección del alcalde de Bogotá es el pulso que concita el mayor interés, pues es considerado el segundo cargo de mayor importancia del país. A cuentagotas se están oficializando aspiraciones; ya son dos. Ayer medios señalaron que el exsenador Rodrigo Lara tomó la decisión de participar y que hará el anuncio el próximo mes.

En la elección este año del alcalde mayor de Bogotá se estrenará la reforma constitucional que establece la segunda vuelta. Será elegido el candidato que logre el 40 % de la votación y que supere por 10 puntos porcentuales al segundo más votado.

Sin duda esta reforma modifica totalmente el tablero en comparación con las anteriores elecciones de alcalde de Bogotá, en cuanto a la estrategia de campaña de los candidatos, la forma como se tejerán las alianzas y las coaliciones. Incluso la participación de los ciudadanos en las urnas podría verse afectada para la primera vuelta, pues muchos pensarán que es preferible en la definitoria segunda vuelta.

A partir de cómo han sido elegidos los últimos alcaldes de Bogotá, cabe señalar que hay alta probabilidad de que se requiera una segunda vuelta en noviembre próximo. En cualquier caso dependerá de los candidatos convencer a los ciudadanos con sus propuestas y evitar que ello ocurra.

Distintos medios indicaron ayer que Rodrigo Lara ya tomó la decisión de ser candidato este año, aunque lo oficializará en marzo próximo pues tienen varios asuntos por resolver en la oficina de abogados que montó después de su paso por el Senado para el periodo 2014-2018.

Lara asistió la semana pasada al lanzamiento que hizo el senador Roy Barreras del partido que lidera, la Fuerza de la Paz. Por ello se dice que podría ser el candidato de esta nueva formación en la capital de la República a la alcaldía. Empero también se dice que se podría presentar por firmas.

Los primeros en oficializar su candidatura, el pasado 7 de febrero, fueron el exdirector del DANE, Juan Daniel Oviedo, y el exministro de Defensa, Diego Molano. Estos aspirantes coinciden en que fueron funcionarios del gobierno de Iván Duque.

Oviedo por primera vez se presenta a un cargo de elección popular. Se inscribirá por firmas, para lo cual ya un comité ciudadano que lo respalda trabaja en la consecución de los apoyos.

En tanto que Molano ya sabe lo que es hacerse contar en las urnas pues fue concejal de Bogotá y en las pasadas elecciones fue precandidato a la alcaldía de esta ciudad en el Centro Democrático. Viene de ser, en el gobierno de Iván Duque, director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre) y ministro de Defensa Nacional, cargo al que fue llamado por el fallecimiento de Carlos Holmes Trujillo.

Molano no ha dicho si buscará el aval del Centro Democrático para inscribir su candidatura o preferirá el mecanismo de las firmas ciudadanas.

En tanto que hay una serie de nombres que suenan insistentemente que serán candidatos, pero ellos no lo han confirmado ni desmentido. Es el caso de Carlos Fernando Galán, quien logró 1 millón 22 mil votos en los comicios del 2019, 90 mil votos menos que Claudia López.

Se da por descontado que Galán será el candidato del Nuevo Liberalismo y que estaría dispuesto a participar en una consulta interpartidista para escoger un candidato del centro.

Mientras que Gustavo Bolívar pinta para ser una de las cartas del petrismo en la ciudad. Renunció el año pasado al Senado porque, dijo, el salario no le alcanzaba para atender compromisos que tiene en este momento, pero muchos piensan que lo hizo para no inhabilitarse y poder ser candidato en octubre. En todo caso, el escritor no ha descartado lanzarse.

En las toldas del Pacto Histórico también suena, para ser el candidato del petrismo, Guillermo Alfonso Jaramillo. Fue secretario de Gobierno en la alcaldía de Petro en Bogotá y luego alcalde de Ibagué. También se habla de que el exconcejal Hollman Morris haría un segundo intento por llegar al cargo.

Incluso versiones de prensa señalan que Carlos Amaya, exgobernador de Boyacá y exprecandidato presidencial el año pasado, sería supuestamente la carta de la alcaldesa Claudia López para que el Partido Alianza Verde retenga la alcaldía.

Vale señalar también que hasta el momento se han inscrito ante la Registraduría Nacional siete movimientos ciudadanos que respaldan aspiraciones a la alcaldía de Bogotá, algunos de los cuales ya trabajan en la recolección de firmas.

Otras capitales con un alto número de comités ciudadanos y movimientos que se han inscrito ante la Registraduría con este propósito son Cali con 12, y Santa Marta con siete.

Qué proponen

Daniel Oviedo tiene cinco prioridades en Bogotá; una es movilidad, en lo cual cree que hay que incorporar medidas adicionales a la tradicional del Pico y Placa. En seguridad ciudadana también cree necesario poner en práctica estrategias, no limitarse al tema policial. En empleabilidad se propone avanzar en la formalización del trabajo y, para lograrlo, mejorar el engranaje económico en la ciudad.

Otra de sus prioridades es trabajar contra la pobreza, en donde plantea fortalecer algunas estrategias de la actual administración, como transferencias y focalización e identificación de los nuevos pobres. Finalmente, que Bogotá sea un laboratorio de equidad en migración, discapacitados, adultos mayores, indígenas, negros.

En cuanto a la construcción de la primera línea del Metro de Bogotá y la discusión por la propuesta del presidente Petro de modificar un tramo para hacerlo subterráneo, Oviedo considera que el proyecto debe ejecutarse como se contrató, es decir, elevado.

En ello se identifica Diego Molano, quien incluso propuso una consulta ciudadana hace unas semanas cuando el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, dijo que si no se atendía la solicitud del presidente Petro sobre modificar el proyecto del Metro, el Gobierno entraría a estudiar cofinanciar algunas obras en la ciudad como el Regiotram del norte y los cables aéreos. Aunque luego el ministro aclaró que no hay un condicionamiento en ese sentido y que la nación respaldará esos proyectos.

“Ante el chantaje, consulta popular porque obras no pueden tener partido político. Solicito a alcaldesa Claudia López y al presidente del Concejo de Bogotá que nos convoquen para que en democracia votemos por una primera línea del Metro ya, y busquemos salidas a caos al que nos quieren condenar”, dijo Molano.

Mapa político

En las últimas dos décadas la Alcaldía de Bogotá la han dominado los movimientos de izquierda y alternativos. La derecha, que tradicionalmente se había impuesto en el cargo, perdió terreno en este lapso. Incluso no ha podido ser protagonista el Centro Democrático, a pesar de la imagen de Álvaro Uribe.

Esta racha la revirtió en 2015 Enrique Peñalosa, quien si bien ha militado en sectores alternativos, en esa oportunidad fue apoyado por los partidos tradicionales. Pero nuevamente, en las elecciones de 2019, los alternativos llegaron al poder con Claudia López.

Se cree que este año se conformarán dos coaliciones a la alcaldía, una alrededor del petrismo y otra de los partidos de centro, en donde incluso buscaría estar el Centro Democrático.

sss

Avatar

Oscar Mendez

Periodista Colombiano y Director del Portal Web www.radionoticiascasanare.com